Saltar a continguts

ASSOCIACIÓ DE PARES SEPARATS DE LES COMARQUES GIRONINES

Navegació

Menú principal

RSSNotícies

21/08/2008
Info opiniones femeninas (Las mujeres tambien opinan sobre los divorcios y separaciones)

Detienen en San Pedro a una mujer por pegar en la cabeza con un cazo de cocina a su hija



http://www.laverdad.es/murcia/20080818/local/comarcas/detienen-pedro-mujer-pegar-200808181622.html



La joven, que se presentó en las dependencias de la Policía Local sangrando de manera abundante, denunció a su madre por pegarle



18.08.08 - EP | SAN PEDRO DEL PINATAR



Agentes de la Policía Local de San Pedro del Pinatar han detenido a una mujer por pegar, presuntamente, con un cazo de cocina a su hija en la cabeza, ambas de nacionalidad boliviana, en la citada localidad, según informó el Consistorio en un comunicado.



Así, la joven, que se presentó en las dependencias de la Policía Local sangrando de manera abundante, denunció a su madre por pegarle en presencia de los hijos de ésta.



Según relató el concejal de Seguridad, Francisco Berenguer, la mujer se personó en las dependencias de la Policía Local sangrando porque, según explicó, su madre, que responde a las iniciales de C.S.D.P., le había golpeado con un cazo de cocina.



Inmediatamente, fue trasladada al hospital Los Arcos donde fue atendida. Finalmente, los agentes la acompañaron al cuartel de la Guardia Civil para que interpusiera una denuncia.



Igualmente, la madre de la joven se desplazó hasta las oficinas de la Policía para saber qué estaba ocurriendo, momento en el que fue detenida por presunto delito de violencia doméstica.





Malos tratos. La Plataforma por la Igualdad y la Custodia Compartida exige la dimisión de la Ministra de Igualdad.


http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Noticias/Linea+Social/detalle?id=133072


SERVIMEDIA / Pide también la eliminación del Instituto de la Mujer


MADRID, 18-AGO-2008

La Plataforma por la Igualdad y la Custodia Compartida exigió hoy, en un comunicado, la dimisión de la ministra de igualdad, Bibiana Aido, "como máxima responsable de la discriminación por razón de sexo que existe en nuestro país".

Esta plataforma denunció "la desigualdad que promueve el propio Gobierno de España a pesar de la creación del Ministerio de Igualdad, que contribuye a acentuar las diferencias entre hombres y mujeres".

Dicha asociación apuntó que "el Gobierno de España no dispone de estadísticas de hombres asesinados por crímenes pasionales, mientras que el Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Igualdad, dispone de datos actualizados sobre víctimas femeninas de la violencia de pareja, que califica como violencia de genero, por lo que no se pueden hacer estudios serios y realistas sobre la violencia y sus causas".

La citada plataforma denunció también "la ineficacia de las leyes represivas promulgadas con la excusa de la protección de la mujer, que en absoluto contribuyen a la erradicación de la violencia, puesto que no atienden a la realidad y lejos de reducir la crispación y las desigualdades como origen de la violencia, las fomentan".

Asimismo, esta organización exigió "la eliminación del Instituto de la Mujer y la sustitución del mismo por una administración igualitaria que termine con la dualidad mujer- maltratador publicitada por esta institución".





Profundas decepciones y grandes mentiras en el derecho de familia



http://www.lexfamily.es/



Publicado en Togas.biz.



Entrevista a Rosa Artigas, abogada, profesora asociada en la UAB. Miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia. Miembro de la Societat Catalana Advocats de Familia.



Ahora que se han cumplido cien años desde que se inauguró el palacio de justicia de Barcelona, ¿cree que el proyecto de la ciudad de la Justicia de Barcelona va a reportar alguna ventaja en los procesos de familia?



-Sea o no en Barcelona, tengo la clara convicción que a la Generalitat y al Estado sólo les preocupa el aspecto formal de la administración de justicia. Se alzan nuevos equipamientos, grandes edificios que, bajo la denominación de "Ciudad de la Justicia", no van a definir todavía la calidad de nuestra sociedad si los profesionales adscritos a la misma no están debidamente preparados y especializados para impartir, administrar la justicia y defender los intereses de los menores.



¿Tras quince años dedicados al derecho de familia, qué le sigue provocando mayor decepción?



-Salvo excepciones, que son muy pocas, es frustrante para los abogados constatar que el peor enemigo e inconveniente en nuestro trabajo es, precisamente, la administración de justicia. Por muchas reformas que se hagan, por muchas leyes que abrevien plazos en los procesos, si no hay suficiente personal y éste no es especializado ni está motivado en su trabajo se pierde tiempo, dinero y muchísima energía.



Es frustrante dedicar horas de mucho trabajo para la defensa de un asunto y recibir resoluciones de plantilla, carentes de motivación; es frustrante constatar que cada vez más se pierde el respeto por los propios profesionales que intervienen en los procesos; es frustrante afrontar largas esperas, a veces, de más de dos horas para celebrar una vista y que te confieran un tiempo para tu intervención como si estuvieras en un concurso de palabras. Y ello, por desidia en la organización de los señalamientos; se señalan los juicios como las visitas al médico: un paciente cada veinte, treinta minutos. Por suerte, ahora se graban las vistas y todo queda registrado en un "bonito" CD.



Finalmente, es frustrante luchar contra convencionalismos todavía muy arraigados en nuestra sociedad y no ver avances claros. El hombre es, en la gran mayoría de los casos, el gran perdedor, el gran discriminado en los procesos de familia, simplemente por una cuestión de sexo. Y esto es así, cuando una constata que ante unas mismas condiciones laborales o personales de los progenitores, con igual dedicación al cuidado de sus hijos, la mujer le es más fácil obtener la guarda y custodia íntegra en un proceso contencioso. Y, con ello, el uso gratuito de la vivienda durante mucho tiempo.



Las normas deben interpretarse conforme a la realidad social al tiempo en que han de ser aplicadas, y, es notorio que el funcionamiento interno de muchas familias en cuanto a los roles paternos y maternos, ya conlleva a acordar el ejercicio compartido de la guarda y custodia. Debería pensarse más en los hijos e intentar dejar al margen intereses económicos y personales que son los que distorsionan la realidad y provocan muy a menudo, la interposición de falsas denuncias por malos tratos.



¿Cuál es la mayor mentira que se ha dicho últimamente?



-La gran mentira de este siglo XXI es sin duda que se ofrezca la atribución de la guarda y custodia compartida como la gran panacea en este tipo de procesos. En la práctica diaria es casi milagroso en los procesos contenciosos, obtener una sentencia que la conceda.



Está usted muy indignada ... ¿realmente es tan difícil obtenerla en procesos contenciosos?



-Muchísima gente cree que el principio de igualdad que establece de forma clara la Constitución de 1978 llegará algún día a tener claro reflejo en el reparto por igual de las tareas de educación, formación y cuidado en general de los hijos para ambos progenitores. Por cierto ¿sabe usted que si no hay buena comunicación entre los padres, se descarta ya ese derecho compartido en cualquier proceso contencioso, con independencia de que concurran todos los requisitos necesarios para concederla? Es fácil impedir la custodia compartida, basta que la parte no interesada provoque conflicto, niegue el diálogo para que en un proceso contencioso no haya ni la más remota posibilidad de considerar la custodia compartida.¿Y si además le digo que es preceptivo el informe favorable del ministerio fiscal?



¿Qué papel juega en estos procesos el Ministerio Fiscal?



-Mire usted, salvo en determinados partidos judiciales, resulta cuando menos triste que, quien por ley tiene la misión de velar por el interés del menor, no tan solo ni acuda a los juicios, sino que se limite a rellenar meros formularios, con propuestas anodinas y prerredactadas para servir al mayor número de casos posibles, en las que únicamente hay que rellenar espacios en blanco para cumplir así con el trámite. Desde luego, es muy lamentable. A ello, añádase que difícilmente el juzgador va a separarse después en su resolución de lo informado por el ministerio fiscal. Desde luego hay excepciones, pero insisto son muy pocas.



Piense usted que las consecuencias de esto son importantes, pues, en la mayoría de los juzgados el informe del ministerio fiscal tiene un efecto claramente pernicioso en estos procesos en los que se debate la custodia compartida de los hijos, si su informe no es favorable difícilmente el juez va a atribuirla.



Un trato inconstitucional impera en relación a las exigencias previstas en los procesos de mutuo acuerdo donde, si bien es igualmente preceptivo dicho informe, no se exige que sea favorable.



¿Cómo se valoran los informes del equipo técnico judicial (SATAV) en los procesos de familia?



-Estos informes son decisivos para el ministerio fiscal y para el propio juzgador, quien a menudo opta por hacer suyas sus propuestas sin entrar a valorar esta prueba como una prueba pericial más. Es casi imposible leer en una sentencia una crítica a un informe de este equipo, no se contempla nunca la posibilidad de que se haya incurrido en un error en las valoraciones que se contiene. Las sentencias se recurren y por suerte pueden modificarse, pero los informes se presumen casi siempre acertados. Y esto, es muy grave porque supone una violación del principio de la exclusividad de la potestad jurisdiccional que se le atribuye por la Constitución al juez lo que a su vez ocasiona una lesión al derecho a la tutela judicial efectiva.



Y por último, las propuestas que realizan, en general y salvo contadas excepciones, siguen estando concertadas en los convencionalismos a los que me he referido anteriormente





Carta a un juez



Señoría: Permítame que le hable de un niño ya que, cuando pueda hablarle él, habrá pasado su infancia y será demasiado tarde. Se llama Mario y tiene 6 años. Usted no le conoce. Sin embargo, le acaba de condenar.



http://www.lexfamily.es/



Autora: Dª Pilar Morales Ibáñez

Publicado en Ayuda a familias separadas.fiestras.com

Señoría:



Permítame que le hable de un niño ya que, cuando pueda hablarle él, habrá pasado su infancia y será demasiado tarde. Se llama Mario y tiene 6 años. Usted no le conoce. Sin embargo, le acaba de condenar.



Usted le ha condenado a no poder compartir ninguna noche con su padre mientras dure su infancia, a excepción de las noches de sus vacaciones como si, en período escolar, un niño no necesitase la presencia de su padre.



Seguramente usted, Señoría, también ha sido víctima de la trampa, de la inercia, de los expedientes que le sobrepasan… pero Mario no tiene la culpa y su padre, tampoco.



¿Sabe usted de la heroicidad de este hombre en lucha por poder ser simplemente lo que es: padre? ¿Sabe de su trabajo a favor de los derechos de todos los niños mientras ve como dejan al suyo sin el derecho a disfrutar de su compañía? Porque Mario quiere a su padre, Señoría, tanto como a su madre.



¿Tan difícil es eso de entender? ¿Tiene usted hijos, Señoría? ¿Tiene usted padre? Yo tengo un padre maravilloso, tan buen padre como buena madre es la mía. Para mi, la mejor.



Ella nunca hubiera permitido que el odio o la frustración fuesen más fuertes que el amor por mi y por mis hermanas. Nunca hubiese permitido que alejasen a mi padre de nuestras vidas aunque se lo hubiese puesto tan fácil para hacerlo el sistema judicial español. Mi madre me enseñó a ser justa, a valerme por mi misma y a no depender de nadie y, lo más importante, me enseño a valorar, por encima de todas las cosas, el amor. Mi marido y yo, antes de nuestra boda, firmamos capitulaciones matrimoniales acordando una custodia compartida de los hijos en caso de que algún día se separasen nuestros caminos porque el bienestar de los hijos, Señoría, se ha de decidir cuando el amor ilumina el corazón y el pensamiento y no cuando los oscurecen intereses mezquinos y negros sentimientos.



Lo más grave es que, cuando son los intereses mezquinos los que guían las actuaciones en los procesos de separación, ustedes apoyan esos intereses y los derechos de los niños a seguir disfrutando de las dos personas que les llamaron a la vida, quedan diluídos y olvidados.



Ustedes colaboran a eliminar de sus vidas la figura paterna porque un padre, por mucho que quieran justificar ustedes sus decisiones, no es un "visitador".



Ustedes matan al padre y, con eso, les rompen el corazón a los hijos. Como son corazones pequeños y se rompen sin ruido, eso no parece importar demasiado ¿verdad, Señoría?



Cuando leo esas sentencias de divorcio en que se intenta defender que lo mejor para los niños es alejarlos de sus padres, siempre pienso en todo lo que le habría faltado a mi vida si hubiesen alejado a mi padre de mi. A veces le miro y me pregunto cuánto tiempo más podré disfrutar de su compañía, de esa presencia entrañable y ahora ya desmemoriada que, en otro tiempo, me llevaba de la mano saltando por las calles y haciéndome reir.



Algunas mañanas, me despertaba entre risas y saltos porque él me sacaba del sueño con cosquillas. ¿Por qué Mario no puede tener un despertar así?



Mi madre me enseñó a crecer cantando, me contaba los cuentos más maravillosos y me enseñaba a rezar. Ninguno de los dos intentó nunca substituir al otro ni pretendió que una presencia fuese más importante que la otra, ni intentó monopolizar mi corazón. No perdonaría a la vida ni un solo instante que me hubiesen robado de esa infancia en la que nadie me pidió que rompiera mi corazón en dos y tirara al basurero del olvido una de sus mitades. Porque eso, Señoría, es lo que están haciendo ustedes con muchas de sus sentencias.



Tengo 44 años, Señoría, mi padre tiene 79 y su presencia sigue siendo esencial para mi. Yo nunca hubiera perdonado a nadie que me hubieran alejado de él durante una parte de mi vida.



A veces me pregunto qué clase de padres han tenido todas estas personas que valoran tan poco a los padres de los demás, a los padres de sus propios hijos.



El padre del que le hablo yo hoy, el padre de Mario, tiene nombre y rostro, aunque usted seguramente se ha parado poco a mirarle. Se llama Juan Carlos y tiene también una vida que ustedes se han empeñado en romper y mucho que dar a su hijo. Este hombre quiere poder hacer con su hijo lo mismo que su padre hizo con él: acompañarle en su crecimiento y darle su amor siempre que lo necesite y Mario lo necesita mucho más de lo que les otorga ese régimen de visitas al que se encuentran sometidos, como si fuesen presos de una cárcel absurda a la que han llegado sin saber dónde estuvo su culpa. ¿Amar a un hijo es ahora motivo para que el sistema judicial te de la espalda? ¿Y sabe usted como ama este hombre? ¿Sabe usted de los kilómetros recorridos en los últimos 6 años para estar junto a su hijo?



Semana tras semana, de León a Madrid y de Madrid a León… Se dice pronto, Señoría y se lee todavía más rápido cuando se tiene prisa ¿verdad? Sin embargo, se recorren lentamente, muy lentamente porque, además, la situación económica en la que queda un padre divorciado en España, no permite tener coches que alcancen grandes velocidades. Así que las carreteras se hacen largas y cansadas… pero no importa: de León a Madrid, la esperanza de ver a Mario, de abrazarle, de escuchar sus historias, de sentir sus caricias… hacen que Madrid se sienta más cerca; de Madrid a León, la compañía de las últimas horas compartidas convertidas ya en recuerdo hacen más cálido el regreso y alimentarán las horas hasta el próximo encuentro.



Este hombre es un buen padre, Señoría. Yo le he visto con Mario, he visto cómo le mira su hijo, cómo camina cogido de su mano, cómo atiende a su voz, cómo le sonríe…



He visto también los caballos que cría para que Mario crezca en contacto con la naturaleza, para que pueda tener una infancia tan hermosa como lo fue la suya, aprendiendo de los animales lo que a veces no se aprende de las personas. ¿Sabe el tiempo que dedica a cuidar todos los detalles soñando en cuando llegue Mario y disfrute de esos potrillos de los que no se quiere separar? Yo he visto las viejas cosas que pertenecieron a su padre y que él repara con esmero para poder disfrutarlas con su hijo.



Toda la vida de este hombre gira en torno a Mario. Sus sueños, su trabajo, su lucha… todo. Es un buen padre, como también fue un buen hijo. Yo le he escuchado hablar de su padre, Señoría. No es un hombre que exprese sus emociones con demasiadas palabras pero se le sale por los ojos, el corazón. Deberían ustedes aprender a escuchar los ojos de las personas… se darían cuenta de en cuántas mentiras han basado sus sentencias y de a cuántos inocentes han condenado por ser simplemente los que han amado más, los que han querido herir menos.



Todo lo que este hombre sintió por su padre quiere que pueda sentirlo su hijo porque, Señoría, como dijo Unamuno "Con madera de recuerdos armamos esperanzas"



Si privan a los niños de la posibilidad de acumular recuerdos ¿de qué van a alimentar su esperanza? Podrán tener una única y hasta magnífica casa, eso que para ustedes es tan importante después de un divorcio. Tendrán una casa y medio corazón porque la otra mitad la habrán sacrificado ustedes. Tendrán una madre que se lo quedó todo y un padre que lo perdió también todo cuando le alejaron de él y sufrirá al ver sufrir a su papá. ¿O cree usted que no sufren los niños cuando les dejan sin padre? Y, cuando vayan creciendo, no entenderán por qué permitieron ustedes que todo eso sucediera y tendrán que saldar ellos la deuda emocional que tendrán con el padre, aprender a perdonar de una forma brutal para sus maltrechas emociones y digerir que sus madres odiaron más que amaron, algo que ustedes nunca debieron permitir y, mucho menos, secundar.



Algunos ya ven todo eso de pequeños, ya sienten las culpas ajenas, ya perdonan como adultos lo que nunca debieron vivir como niños. Se asombraría usted de lo que llegan a expresar algunos niños cuando se sienten libres para hablar, cuando saben que nadie va a juzgar sus palabras y, muchos menos, sus sentimientos.



Y usted ha pretendido juzgar ahora si el espacio que Mario comparte con su padre cuando este se desplaza a Madrid para poder estar con él es tan "óptimo" como el de la madre. ¿Sólo les importa a ustedes el espacio físico? ¿De verdad es que quieren ustedes ver tan poco? ¿Tan poca memoria tienen? ¿Olvidan tan rápido que, en la mayoría de los casos, han sido ustedes mismos los que han condenado a los padres a vivir con menos medios económicos que las madres? ¿Han olvidado que esa mejor condición económica de las madres se mantiene, en la mayoría de los casos, gracias a los padres que, eso sí, para pagar, todo el mundo quiere que sigan siendo padres? Para eso, Señoría, no hay régimen de visitas.



Para recibir dinero y patrimonio, cualquier momento es bueno. Ustedes les están culpando de haberles dejado sin poco más que su dignidad. Primero les expolian y después les recriminan su escaso poder económico al que ustedes mismos les han condenado y utilizan esa situación para quitarles también a los hijos porque el hogar de la madre, según ustedes, reúne mejores condiciones. ¿Se da usted cuenta de la hipocresía y del absurdo?



Juan Carlos y Mario son padre e hijo y quieren estar juntos. Deje crecer a Mario en paz, permítale seguir siendo niño. No crecerá antes de tiempo porque viva en un espacio sin lujos: así creció la mayoría de la generación anterior, así crecen muchos niños felices.



Sí crecerá antes de tiempo si le alejan de las personas que más ama porque tendrá que endurecer su corazón.



Por favor, Señoría, dejen a los niños vivir su infancia, no permitan que ensucien su inocencia… déjenles ser niños, libres en los sentimientos, amando a las dos personas que les llamaron a la vida y sin tenerse que sentirse mal por ninguno de los dos. Déjenles ser niños con un corazón completo y sano. No les roben la mitad del corazón. Romper un corazón inocente sí que debería estar castigado por la ley.



Si ha llegado usted hasta aquí, en nombre de Mario, gracias.





La separación, la ex y la pensión de los hijos



http://www.diariobahiadecadiz.com/portileercartadirector.htm



M. Carme desde Barcelona (12-06-2008)



Ante todo decir que soy mujer y gracias a la actitud de muchas mujeres a veces me avergüenzo de ello. Todos sabemos que, hace bastantes años, la mujer separada era el ser más desfavorecido, y para paliar eso ahora se ha pasado al extremo totalmente opuesto.


Un caso concreto: mujer que por desamor hace necesario que el esposo se separe. El esposo confiando en la buena fé de ésta y de sus allegados firma un convenio regulador totalmente abusivo, como es el 35% de sus ingresos líquidos. La mujer obstaculiza y transgrede por sistema y con total impunidad la finalidad de la patria potestad compartida.


A pesar de reconocer que las condiciones del convenio son abusivas y de acordar con el esposo una cantidad menor a satisfacer por alimentos de los hijos (eso si, sin plasmarlo en ninguna parte), ahora le reclama 6 años de atrasos con la única finalidad de enriquecerse a su costa.


Es inaceptable que el esposo vea como le embargan sus bienes y que, ante un abuso tal, no se pueda dar marcha atrás a lo firmado en su día.


¿Los hijos no son los "individuos" a proteger? ¿Entonces como se permite que el padre no pueda darles comodidades y buenas vacaciones como puede hacer la madre gracias a lo que "obtiene" del padre?



¿Cómo se puede permitir que cuánto más trabaje el padre más cobre la madre, siendo a cambio de que en muchas ocasiones el mismo haga jornadas de 24 horas durante semanas fuera de su casa, mientras la madre no altera en absoluto su jornada laboral?



No recordamos que la pensión de los hijos debe ser acorde con los ingresos de los padres y SEGÚN LAS NECESIDADES DE LOS HIJOS. Si un padre ha de trabajar más para intentar dar más comodidades a sus hijos, puesto que es el que pasa la pensión, el que paga la hipoteca (aparte de su propio alquiler), el que satisface las cuotas colegiales ¿porqué se ha de beneficiar la esposa del esfuerzo del marido?


Seamos consecuentes y hagamos que la Justicia sea eso: JUSTA.





¿En qué piensan los jueces?



http://www.diariobahiadecadiz.com/portileercartadirector.htm



M. Carme desde Barcelona (02-07-2008)



Hace muchos años que trabajo en despachos que tratan con temas de Justicia y me cuesta entender como las Leyes se interpretan de manera distinta dependiendo de la ciudad, población o región de que se trate.

Ya me sorprende sobremanera el comprobar cómo en la provincia de Cádiz los Convenios Reguladores que se redactan estipulan como pensión de alimentos para los hijos un porcentaje del sueldo del obligado a darlos. En Barcelona éste acuerdo sería impensable y el Ministerio Fiscal no lo admitiría, pero, en cambio, ahí es práctica usual.

¿Cómo es posible que un Juzgado admita a trámite una ejecución de Sentencia de separación reclamando alimentos en base a ese porcentaje del salario?. Hay numerosos libros que dicen bien claro que cuando se ha pactado un porcentaje del sueldo en concepto de alimentos opera automáticamente la proporcionalidad que establecen los arts. 146 y 147 del Código Civil, y ante la oposición del demandado a una ejecución de Sentencia que resultara excesiva o abusiva por parte de quien las reclama, el Juez debería tener en cuenta también lo que dice el Código Civil en cuanto a la interpretación de los contratos, cómo es conocer cual era la finalidad que se pretendía al redactar determinada cláusula y, en caso de alimentos para los hijos, ésta cláusula debe procurar siempre la doble proporcionalidad de quien los ha de dar y las necesidades del alimentista. Debería requerir a quien los reclama que acreditara cuales son las necesidades de los hijos y si las cantidades que reclama son adecuadas. Pero la justicia, como hemos dicho, no se aplica por igual en toda España, y es mucho más fácil para los jueces dar lugar a la ejecución, embargar los bienes al demandado y no complicarse demasiado la vida interpretando las Leyes.


Yo sugeriría también a nuestra Ministra de Igualdad, Doña Bibiana Aído, que no se entretuviera en conseguir que acepten su famosa palabra de "miembra" y poner un número de teléfono para que los HOMBRES llamen en lugar de "agredir a sus mujeres". Que intente que las Leyes de Familia sean justas y que no permita que las mujeres abusen de su condición para vejar, humillar, robar e incluso dificultar la normal relación entre padres e hijos.


Seguro que si conseguimos esa Igualdad (pero igualdad por ambas partes) lograremos que muchas personas no se sientan desamparadas ante la Justicia y la impotencia acabe alienándoles llevándoles a cometer a veces actos totalmente indeseados.





Madres y el SAP



http://www.diariobahiadecadiz.com/portileercartadirector.htm



M. Carme desde Barcelona (08-08-2008)



Ante todo, como bien se puede deducir por mi nombre, decir que soy mujer y también madre. Yo también estoy separada y siempre he intentado velar por el bienestar de mis hijos. Y jamás he intentado expoliar a mi ex en beneficio propio. Y mis hijos siempre han sido libres de ver o estar con su padre o con su madre con total libertad. Soy autosuficiente económicamente, aunque sea a pesar de trabajar muchas horas y me llena de satisfacción comprobar que puedo tirar adelante por mí misma.

Me cuesta muchísimo comprender como buena parte de mujeres separadas sólo viven pensando en cómo perjudicar a su ex sin importarles el daño que están haciendo a sus propios hijos, a quienes afirman querer tanto y se autodenominan las "mejores madres del mundo". ¿Cómo han podido olvidar que el hecho de que esos hijos están en este mundo ha sido posible gracias a la colaboración del padre?. ¿Acaso piensan que el padre quiere a sus hijos menos que ellas?: ¿Cómo pueden entorpecer y privar un normal régimen de visitas entre el padre y sus hijos? ¿No se dan cuenta de que les están robando la infancia a sus propios hijos, los cuales necesitan también de la figura paterna para su correcto desarrollo como personas? ¿Se han parado a pensar que mientras ellas hacen lo todo lo posible para dejar sin apenas recursos económicos a su ex, lo que consiguen es que el mismo casi no pueda darles a sus propios hijos lo imprescindible?. ¿Que muchos de ellos no pueden vivir con su padre en su propia casa porqué a éste no le queda lo necesario?


Veo a diario como esas "buenas" madres intentan sacar el máximo de pensión posible y no basándose en las necesidades de los hijos que siguen siendo las mismas que tenían antes de la separación, sino en un desmesurado deseo de sacarle lo máximo posible. Y así vemos como las madres a partir de la separación pueden premiar a sus hijos con viajes a EuroDisney, Disneyworld y sitios parecidos, cuando constante matrimonio habría sido impensable que la familia se lo pudiera permitir.

También vemos casos en los que la madre deja sin vacaciones a sus propios hijos con la lágrima de que no pueden permitírselo, que no tienen dinero, etc., y cuando "colocan" a sus hijos con el padre salen de viaje con sus amigas.

Lo que acaso ignoran es que esos niños, pequeños ahora, crecerán. Y con ellos crecerá la capacidad de pensar por sí mismos y la memoria de lo vivido y a las cosas que el infundado rencor, el egoísmo y la avaricia de sus madres se han visto obligados a renunciar.

Yo las insto a reflexionar ahora para que, en un futuro no muy lejano, cuando miren a los ojos a esos mismos hijos que ellas han utilizado como moneda de cambio para sus viles propósitos, no consigan apenas ver amor en sus miradas.





Federación Andaluza de Madres y Padres Separados (FASE)
Avda. Nicolás Salmerón, 30 - 2ºB
04700 - El Ejido (Almería)
Teléfonos: 675 512 308 / 639 611 501
E-mail contacto: faseandalucia@gmail.com
Web: http://faseandalucia.iespana.es/