Saltar a continguts

ASSOCIACIÓ DE PARES SEPARATS DE LES COMARQUES GIRONINES

Navegació

Menú principal

RSSNotícies

19/07/2008
El Institudo Andaluz de la Mujer, de la Junta de Andalucía, peca del "buenismo" denunciado por Alfonso Guerra.

El Institudo Andaluz de la Mujer, de la Junta de Andalucía, peca del "buenismo" denunciado por Alfonso Guerra.

El Instituo Andaluz de la Mujer, asesora sobre cómo denunciar, incluso cuando no se relata hecho alguno imputable al marido, dejando claro cómo proceder para obtener una condena sin prueba alguna.

El Instituto Andaluz de la Mujer, recibe este e-mail, contando que una señora recibe unas llamadas que intuye es de su marido, sin referencia alguna que le permita llegar a esa conclusión.

El Instituto, en lugar de hacer hincapié en averiguar quién hace las llamadas, y dejando claro que cualquier coacción, por leve que sea, es un delito, dice lo que tiene que hacer, para obtener una condena del juez. Entre lo que tiene que hacer, en ningún momento hacen mención a probar que él ha hecho llamadas que puedan considerarse delictivas.

En un segundo e-mail, manifiestan su alegría por el éxito de la denunciante y le informan de los mecanismos que tiene a su disposición para cobrar dinero, llamando la atención que no sea necesario condena alguna.

Como se puede ver, existe un mecanismo preparado para condenar a hombres, culpables o no de lo que se les impute, por leve e infundada que sea la acusación, que se ponen en marcha con la mera denuncia de la mujer. Llama la atención el entusiasmo de las instituciones especializadas en meter hombres en prisión, cada vez que consiguen la condena de un hombre, algo sorprendente.

Por si en esa institución pública hubiera personas con conciencia, a diferencia de los psicópatas, que no la tienen, y con el fin de perturbar sus dulces sueños, les diremos que sus consejos animan a la denuncia cuando existe motivos y cuando no, y que el correo de referencia, no era de una mujer maltratada por su marido, sino un hombre maltratado por su mujer, quien le puso una denuncia falsa en la que ella se autolesionó, y como suele ser típico en estos casos, ha conseguido, la "buena" madre, reducir el contacto del hijo con el padre de forma muy seria. Ella, como mujer maltratadora, que se hace pasar por maltratada, cobra un dinerillo por ser mujer maltratada, sin serlo. El padre recibe un trato especialmente discriminatorio del colegio donde ella, sin consetimiento del padre, ha metido a sus hijos, que le ven como un maltratador. La directora del colegio es una fundamentalista de género, que prohibe a los profesores hablar con el padre de sus hijos.

Este es un caso donde la ideología de género, prevalece sobre la realidad. Ya conocemos otros casos como el de Hitler, Stalin, Lenin, sin olvidar el régimen racista de Sudáfrica con su famoso apartheid.

Así son las cosas del fundamentalismo totalitario de género que nos ha tocado vivir.

Enllaç:  Clicar