Saltar a continguts

ASSOCIACIÓ DE PARES SEPARATS DE LES COMARQUES GIRONINES

Navegació

Menú principal

RSSNotícies

03/09/2008
LA INCANSABLE BATALLA DE UNOS ABUELOS PARA VER A SU NIETO

27 Ago 2008

LA INCANSABLE BATALLA DE UNOS ABUELOS PARA VER A SU NIETO

Instan al juez a que resuelva sobre el régimen de visitas
EL PAÍS - Alicante - 22/08/2008


"Luchamos por nuestro derecho a ver y relacionarnos con nuestro nieto, y no cederemos porque, además, está en juego el futuro del niño". Este es, en síntesis, el argumento que esgrimen Carlos y su mujer Carmen en defensa de la incansable batalla judicial que mantienen desde hace siete años para hacer valer su derecho a mantener el contacto con su nieto Mario, un niño de 11 años en la actualidad. El calvario sentimental y jurídico de Carlos y Carmen, ambos de 68 años, comienza el 12 de febrero de 2001 con la trágica muerte de su hijo José Miguel. Hasta esa fecha, el contacto entre la mujer de José Miguel y familia paterna de Mario había sido "intenso y estrecho". "Sin embargo, de repente, a los tres meses de la muerte José Miguel, la madre de Mario consideró que su vida había cambiado y empezó a distanciar al niño de nosotros, hasta el punto de enviarnos un requerimiento notarial en el que nos prohibió el acercamiento al niño bajo amenazas de ejercer acciones legales y penales", explica Carlos. En el mencionado requerimiento notarial, emitido el 10 de mayo de 2001, la madre de Mario alegó "que la actitud de acoso y oposición" de los abuelos "perjudica el normal desarrollo y evolución del menor".

La iniciativa de la madre abocó a los abuelos a la vía judicial. "Entendíamos que Mario tenía derecho a poder relacionarse con la familia paterna para mantener y reforzar la afectividad ya existente", arguye el abuelo.

Fruto de la demanda presentada por los abuelos, el juzgado número 1 de Ibi dictó en octubre de 2002 una sentencia en la que reconocía su derecho relacionarse con su nieto y fijó un régimen de visitas. Con todo, Carlos y Carmen estimaron insuficiente el régimen acordado por el juez y apelaron a la Audiencia de Alicante solicitando una ampliación del mismo. El alto tribunal dio la razón a los abuelos con una sentencia dictada el 28 de septiembre de 2004. En el apartado de fundamentos de derecho, la sala, la sección 6ª de la Audiencia de Alicante, señala textualmente:

"No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales entre el hijo y otros parientes y allegados".

"En este caso, las buenas relaciones que entre abuelos y nieto han existido desde su nacimiento, de forma que desde el fallecimiento del padre, la figura paterna se halla representada por los abuelos paternos, se debe derivar como necesaria consecuencia que se estime procedente y adecuado ampliar el exiguo régimen de comunicación de abuelos paternos y nieto", añade.

El juzgado de Ibi, sobre la base del mandato de la Audiencia, amplió el régimen de visitas el 10 de julio de 2006. La resolución señalaba que transcurrido un año, "se resolverá si procede mantener el presente régimen de visitas o hacer alguna valoración o modificación". Transcurrido ese año, la conclusión, según asegura Carlos, es ésta. "El 8 de agosto de 2007, la madre se llevó a Mario y desde entonces no lo hemos visto, y tampoco el juzgado se ha pronunciado".



© Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

lOS jUECES DICTAN SENTÈNCIAS A FAVOR DE LA "RAZÒN",PERO COMO A LAS INTERPELADAS ,NADIE LAS "OBLIGA A CUMPLIRLAS",HACEN DE SU CAPA UN SALLO

SI SE CASTIGARAN LOS INCUMPLIMIÈNTOS DE SENTÈNCIA....OTRO GALLO CANTARIA EN EL CORRAL......TOTAL, SENTÉNCIAS = NADA



Escrito por: anna fernandez 3 comentarios 27 Ago 2008 URL Permanente
23 Ago 2008

Tienen derecho los abuelos a reclamar la custodia de sus nietos ?

Ana Calvo

Los divorcios se disparan y son muchas las partes que sufren sus efectos. Las batallas legales en muchas ocasiones por la custodia de los hijos pueden llegar a convertirse en una tortura, especialmente para los más pequeños, que a menudo son utilizados como armas arrojadizas entre ambos progenitores. Sin embargo, una nueva figura planea como parte implicada en la búsqueda de la tutela: los abuelos.

Las nuevas necesidades familiares han hecho desde hace unos años que, debido a que las dos partes de la pareja trabajan fuera de casa, los abuelos adopten un papel más importante si cabe en el cuidado y educación de los hijos de un matrimonio. Ir a llevarlos y recogerlos del colegio, acudir con ellos al médico, hacer juntos los deberes, bañarlos o prepararles la cena son algunas de las tareas cotidianas que muchos abuelos se ven "obligados" a realizar cada día con sus nietos.

Por eso, cuando una pareja se rompe, no se separa en dos mitades, sino que son muchas las partes en las que se divide el dolor, más o menos intenso dependiendo del caso. Sin embargo, ¿es éste motivo suficiente como para que los abuelos lleguen a reclamar por vía judicial la custodia de sus nietos?

Bien es cierto que los lazos que llegan a estrechar abuelos y nietos son cada vez más fuertes, incluso en ocasiones más intensos que con los propios padres, pues pasan con aquéllos casi más horas al día que con estos. Sin embargo, no podemos olvidar que los hijos son vástagos de sus padres.

La jurisprudencia que desde 1935 lleva recogiendo en nuestro país, mediante sentencias ejemplares, el derecho que tienen los abuelos y demás parientes allegados a seguir en contacto con sus nietos en caso de que se rompa el núcleo familiar ha hecho que, conforme a derecho tanto nacional como a normativas internacionales, se modificara nuestro Código Civil, afirmando el nuevo Artículo 160 que "No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes allegados", una frase que ha dado lugar a múltiples interpretaciones y que ha hecho que la polémica colee desde 2003.

Efectivamente, la ruptura de un matrimonio no debería, en circunstancias normales, significar el fin de las relaciones de los pequeños con la familia de uno de los cónyuges, pues esto incide de lleno en su derecho fundamental al desarrollo de su personalidad y al respeto a su vida privada y familiar, como ha reconocido en varias ocasiones el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, establecer un régimen de visitas judicialmente estipulado para los abuelos y demás parentela puede resultar, en la mayoría de los casos, excesivo.

Ya en su día, cuando la reforma de la Ley se estaba llevando a cabo, la Asociación de Abogados de Familia consideró que con ella, "no sólo se reconoce un derecho, sino que éste se convierte en una obligación, que puede imponerse y castigarse".

Los juristas expertos en el área opinaron entonces que "un régimen de visitas para cada uno de los abuelos -si son cuatro y están separados- puede "fragmentar" el tiempo libre de los niños. Y si los abuelos son escuchados en un juicio, "pueden convertirse en un elemento que añada más conflictividad a una situación traumática".

Por su parte, Ramón Tamborero y del Pino, presidente de la Sociedad Catalana de Abogados de Familia siendo Cataluña la comunidad autónoma con más divorcios de España escribió tras la aprobación de la nueva norma: "Vaya por delante que esta ley se ha aprobado en un momento socialmente preelectoral, que hace dudar de la intencionalidad real, toda vez que las visitas de los abuelos a sus nietos ya estaban determinadas y previstas con carácter general en el Código Civil (art. 160). Al respecto debemos tener en cuenta que los abuelos constituyen un importantísimo sector de población, cuyo voto puede ser decisivo en unas elecciones, y la conquista a través del halago de los mismos se ha convertido en objetivo prioritario en muchas campañas electorales. Se trata de un número elevado de personas que tienen la conciencia de estar relegados y olvidados. Que desconocen cuáles son muchos de sus derechos y que le son conculcados. No conocían el hecho de que ya la ley se había ocupado de salvaguardar debidamente sus prerrogativas respecto de sus nietos ya que el legislador era consciente de la importancia de los abuelos en temas de tanta sensibilidad como sus relaciones con los nietos".

En 1997 había surgido en España la Asociación ABUMAR (Asociación Española de Abuelos en Marcha), que ha fundado incluso la ONG "Abuelos sin Fronteras", con el objetivo de luchar porque se reconozcan los derechos de los abuelos de todo el mundo.
"Nos llama mucha gente llorando porque se les impide ver a sus nietos", ha afirmado en numerosas ocasiones Marisa Viñes, su fundadora.

Una visión muy distinta es la de los padres en general, divorciados o no, y los comentarios a través de foros de internet son clarificadores:

"Los abuelos ya tuvieron sus hijos. El imponer un régimen de visitas para los nietos en los casos que se prevén en la ley es vulnerar en cierto modo el ejercicio de la patria potestad, ya que el deber de velar a los hijos debe ser observado por los padres. Creo que dar un papel preponderante a los abuelos va contra natura. Son los padres los que deben valorar la conveniencia o no del mismo. Los españoles somos iguales ante la ley, pero parece que en el caso de los hijos de padres separados hay demasiadas imposiciones legales. Una cosa es el régimen de visitas a los padres para poder ejercer la patria potestad, pero en mi opinión con los abuelos el vínculo solo es afectivo, por lo tanto no puede imponerlo un juez", señalaba Estrella al hilo de un artículo al respecto.

Otro padre internauta, Victor, criticaba la iniciativa del por entonces Gobierno del PP: "Pero bueno, al PP ya no le queda nada que hacer para incrementar los votos de la tercera edad. Protejan a la familia, no la destrocen. El vínculo debe ser solo afectivo, no pueden ustedes regular las visitas de mis hijos con sus abuelos. Déjennos en paz a los divorciados y separados españoles. Me parece absurdo, ya que los abuelos no pintan nada en la educacion de los hijos"

Y Gemma, otra mujer separada, apostillaba en el site www.codigo-civil. org : "Soy una mujer separada y la custodia de mi hijo la tengo yo, mientras que la patria potestad la tenemos compartida. Si os digo la verdad, yo me he separado por mi suegra y paradójicamente es ella que recoge a mi hijo y le trae cuando le toca estar con su padre,y eso no deberia ser legal. Por lo tanto me niego en absoluto que los abuelos puedan tener la custodia de los hijos. Ellos ya han tenido hijos. Ahora les toca descanzar y de vez en cuando visitar a sus nietos. Eso no lo discuto".

Sin recurrir a fuentes judiciales, es indudable que es tarea de los padres, de ambos por igual, velar por el bienestar de sus hijos en todas las facetas de su vida, desde la educación a las relaciones personales, entre las que se encontrarían los vínculos familiares. Tambien es de sentido común el que los padres sean responsables y sepan dejar sus rencillas y desacuerdos sentimentales a un lado, a favor de aquéllo que mayores beneficios pueda reportar a los niños.

Así, en los períodos que, estipulados por un juez, le corresponda la custodia a cada uno de ellos, el progenitor en cuestión debería tener a bien el fomentar el mantenimiento y estrechamiento de los lazos familiares de sus hijos con sus abuelos, tíos, primos, padrinos, amigos, etc., siempre y cuando esto sea positivo para el menor.

A Gemma; Puedes negarte,pero econoce que hoy por hoy somos los abuelos los que si llevamos y recogemos y estamos con ellos ,mientras sus padres trabajan. Aunque en una separación la Patria potestad las madres se las pasan por el Arco del triùnfo y son los abuelos maternos los que si tienen todos los derechos de tener y vivir con esos niños.
Y seguro que por tú madre jamàs te separarìas,hiciera lo que te hiciera.....Pero piesa que que tu tambièn serás suegra




Escrito por: anna fernandez 3 comentarios 23 Ago 2008 URL Permanente